8 de julio / Brasil día a día / 10 de julio

Cinta-Brasil-2014

Por Rully Mendoza Flores

Las manecillas del reloj indicaban 15:55, hora del centro de México, cuando los himnos nacionales se hicieron escuchar en el recinto de la Arena de Sao Paulo, Brasil. Primero se escuchó el de Holanda, y luego fue el de Argentina, antífonas que anunciaban el comienzo de más de 120 minutos de fútbol.

La fiesta fue amenizada por alrededor de 63 mil 267 aficionados, que hicieron temblar un estadio en el que parecía que los argentinos jugarían como en casa: con su gente, su bullicio y sus cánticos.

Con ese ambiente y emoción se dio el silbatazo inicial de 90 minutos de juego, donde ambas escuadras lucían impecables, como si no se quisieran tocarse una con la otra. El balón se movía de un lado a otro: con uno, dos, tres y cuatro toques en la media cancha, donde Argentina intentaba poner las reglas de juego.

Tras tres minutos transcurridos, los de la Albiceleste se plantaron con actitud, fuerza y concentración; sin embargo, con las habilidades del conocido Robben, los de la naranja mecánica hicieron saber que tampoco iban a dejarse.

El tiempo transcurría y sólo se observaba un encuentro cerrado, con toqueteo y de muy pocas llegadas. Cuando Robben intentaba conectarse con el área grande del rival, Argentina le mandaba a dos defensores para robarle su inspiración.

El cronómetro marcaba el minuto 9 y apareció un tal Lionel Messi, enfundado con la casaca número 10, quien con esa garra argentina que lo caracteriza intentó quedarse de frente a la portería holandesa y hacer uno de esos gestos que tanto han gustado con su juego bonito en el Barça. Sin embargo, tampoco pudo, ya que los de la naranja mecánica le aplicaron el dos contra una y, antes de chutar, lo bloquearon.

Ante un encuentro parejo, se observó respeto de ambas escuadras, nadie regaló espacios ni balones. Vaya, ¿qué  tipo de fútbol es éste? Aunque para muchos fue aburrido, lo cierto es que vi un partido de pizarrón, de mucho estudio, como si fuera un juego de ajedrez, en donde nadie puede perder piezas o, de lo contrario, el rey morirá.

La Naranja Mecánica intentó sus trazos en aquel verde pizarrón de 90 x 45 metros, pero éstos eran interrumpidos ante las marcaciones del rival. Sneijder, van Persie, Robben y compañía no pudieron concretar la jugada que dejaría fuera a una Argentina que se acabó en la última parte del segundo tiempo y que en los 30 minutos extras sólo aguantó para llevar el partido hasta lo último: la tanda penales.

Decoradas con rayas blancas y celestes, las banderas, bufandas y playeras se ondeaban por todo el recinto de Sao Paulo, alentando a una selección con poco juego, pero con mucho razonamiento, para llevar hasta el último suspiro un partido que se convertiría en historia de las participaciones mundialistas de este equipo.

Tras el sufrido empate de cero a cero al final de los tiempos extras, las reglas del juego indicaron que el encuentro debía definirse por la tanda de penaltis.

No, no. Ahora van Gaal no ha llamado a Tim Krul, el portero atajapenales del equipo naranja. Tal parece que la noche tiñe de negro el color de Holanda. Sin embargo, aun sin Krul, los Tulipanes sabían que las posibilidades de ganar estaban con ellos. No contaban con la astucia y presencia del número 1 argentino.

Apareció entonces silenciosamente un muro en el arco de Argentina, su nombre es Sergio Romero. Este hombre de 1.92 metros de estatura logró bloquear no sólo dos disparos en la tanda de penales, sino que, paro una incesante máquina naranja que soñaba con llegar a la final y llevarse la copa a Europa.

En 120 minutos de fútbol cualquier cosa ha podido pasar en estos encuentros mundialistas, los penaltis son disparos no aptos para cardiacos; este mundial no ha sido de vistoso fútbol, sólo ha regalado ilusiones y emociones.

El encuentro entre la naranja mecánica y la albiceleste ha sido una semifinal de pizarrón. La clave: evitar cometer errores. Para muchos ha sido un partido desabrido, pero con mucho sabor para los argentinos, quienes jugarán por tercera ocasión una final contra Alemania y buscarán su tercer título mundial. ¡La final soñada!

8 de julio / Brasil día a día / 10 de julio

Anuncios

One thought on “9 de julio – Semifinal de pizarrón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s