Su justa medida

Por Juan Pablo Zebadúa Carbonell

¿A quién no le va alegrar que le vaya bien al Chicharito? Desde luego que a todos, toda vez que después de una temporada azarosa en el Real Madrid parece que Javier Hernández Balcázar al fin Jha encontrado su lugar tantas veces buscado. No obstante, hay que poner las cosas en una justa dimensión para poder entender este nuevo auge del jugador más mediático de nuestro país.

A mi entender, al Chicharito le quedó grande jugar en dos de los clubes más afamados del planeta y, consecuentemente, en dos de los que poseen más recursos financieros. Si bien la entrada a Europa vía el Manchester United le redituó ese toque de fama que los medios, sobre todo nacionales, le impusieron, poco a poco decayó la primaria estela de éxito que cosechó tras los primeros meses jugando con el ManU. La exigencia no ha de ser poca y, aun con la consabida “garra” que ha demostrado siempre, no pudo consolidarse en el club inglés.

La entrada al Real Madrid significó más bien un portento del uso mercadotécnico y del cabildeo deportivo de su representante; pero por supuesto que Javier Hernández sabía que no tenía chance alguno para poder jugar. A menos que Benzema le hubiese permitido una mínima oportunidad en su calidad de titular indiscutible del club merengue. Chicharito no jugó mucho. Nada, para las aspiraciones de alguien que quiera triunfar en Europa.

Al final, con una especie de depresión futbolística a cuestas de la presión, tanto de la prensa mexicana (algunos de sus integrantes ven en él un crack de talla internacional, lo cual aún dista de serlo), como de la española (que sigue con extrema rigurosidad lo que acontece en las filas de los dos clubes más importantes de su liga -el Madrid y el Barcelona-), Hernández fichó para el Bayer Leverkusen.

A punto de irse a jugar a la escasamente competitiva liga de Estados Unidos y con fuertes rumores de que podía ser contratado por el América de México –lo que hubiera significado un rotundo fracaso de proporciones mayúsculas para sus aspiraciones personales–, el ex jugador de Chivas sorteó el temporal y ahora parece que la vela de su barco va con buen viento y con una ruta trazada en una mar tranquila y llena de promesas.

 El Bayer Leverkusen le quedó a modo. Equipo de media tabla en la Bundesliga alemana, donde tiene un récord de cinco subcampeonatos de liga y nunca conquistado una en su historia, y con una Copa UEFA como único dato ganador en su desarrollo en la liga alemana; asemeja más bien al Cruz Azul nacional que, pese a su cartera llena de dinero, nunca ha despegado ni dado el ancho. Es decir, es un equipo de media tabla. Nada portentoso, ni que tenga los tremendos requerimientos del United y el Madrid.

Pero eso le hizo bien al Chicharito. Jugando sin presión, por fin se le ve suelto; sin ataduras mediáticas ni obligaciones fuera de sus aptitudes, se ha convertido en un goleador que, ahora sí, puede redituar mucho más a mediano plazo.

Según yo, un error sería que prontamente fichara con otro club de más categoría. Ahora mismo, el Chicharito ha ganado mucha confianza en sí mismo y está aprendiendo la sabia máxima de que antes de correr hay que saber caminar. O lo que es lo mismo: antes de hablar de superestrellatos (desde luego que hablo de Televisa) hay que saber jugar y meter bien los goles. Tal y como lo está haciendo actualmente.

Así que guardemos las sonajas y las maracas para celebrar después, porque Chicharito aún está en proceso de aprendizaje y de madurez deportiva. Ojalá que no obnubile y pueda despegar tal y como todos esperamos que lo haga. Y no únicamente por él, sino por el fútbol mexicano que, después de Jorge Campos y de Cuauhtémoc Blanco, necesita una fuerte dosis de ídolos que llenen nuestras expectativas y nuestras jarras de cerveza para poder ovacionarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s