Podredumbre

Por Juan Pablo Zebadúa Carbonell

Quizá haya todavía alguien que crea que el fútbol es un deporte “enajenante” y nada más. Quien piense que de lo único que se trata es de patear el balón y conseguir triunfos en el más caro valor de competición “capitalista”. Es más: que el deporte no sirve sino para el fortalecimiento de los cuerpos y no rebasaría los ámbitos del ganar o perder que, al fin de cuentas, representa lo peor en los juegos de conjunto.

Si eso fuera, la cosa podría ser mucho más fácil.

Lo iluso e irrisorio de la bronca en el aeropuerto, sería pensar que tal evento se atiene exclusivamente al universo del fútbol. Y más allá del escándalo a nivel nacional provocado por la patanería de un individuo que fracasó rotundamente en su papel como el entrenador de un espacio público –ciertamente difuso y complejo por el poder económico–, social y cultural que genera, como lo es la selección nacional, y del enorme impacto mediático casi sin igual en los últimos meses, lo que está a la vista es la metáfora misma que ocasiona el deporte más popular de este cada vez más patético, empequeñecido y miserable país. O lo que queda de él.

Porque es eso: la metáfora de lo que, como plaga, cunde sin cesar en todo el paisaje nacional, donde es común interpretar la corrupción como una “cuestión cultural” (Peña Nieto dixit) y donde el representante de un equipo que se dice de todos/as los mexicanos/as, tunde golpes a quien lo critica; en este espacio geográfico donde en Chiapas se retrocede cien años en materia de democracia electoral y en el cual el robo, en abierto, de delincuentes y ratas que se dicen políticos y gobernantes del estado más pobre necesita verse como “normal”. Si es así, es que algo se fundió en la nación.

Por eso, claro, desaparecen 43 jóvenes y hay más de cien mil muertos por una guerra iniciada por un demente que se persigna y ora por su pútrida alma cada vez que puede. Por eso se compran los juegos, en el descaro total, para que se crea que ganamos una ínfima copa de nada, cuando en realidad la transa, la fetidez de la corrupción y el hurto asqueroso de quienes estamos secuestrados desde hace tiempo sea parte del negocio redondo que significa ganar a costa de todos. Por eso un delincuente pone en evidencia a los otros delincuentes que, en la supina estupidez, rayando en una evidente lobotomía política, ni siquiera aciertan a balbucear que no entienden que no entienden.

Hazmerreír del mundo entero, los políticos y dirigentes se agusanan en su propia crapulencia. Y la bronca del entrenador Herrera solo confirma que este país se deshace y se retuerce: país atascado de violencia, es “normal” que un tal Piojo golpee a un periodista.

Podredumbre. Asquerosidad. Obsceno el panorama que envuelve a México y la punta de lanza del mediocre fútbol que enarbolamos sólo refleja lo jodido que estamos.

La entrada de Televisa a la dirigencia del fútbol mexicano trajo como consecuencia un verdadero desastre. Ridículos en la Copa América y en la de Oro; fracaso en la selección femenil, una ruina en la sub 20 (otrora nuestra fuerza angular en este deporte), y por si fuera poco, un pendenciero entrenador más vulgar que su propia conciencia golpea a quien osa no rendirle pleitesía. El incidente que marcó el fin del Piojo como entrenador de la selección nacional, no es más que el corolario de la imposición del monstruo mediático de Televisa dentro del balompié mexicano.

Así que no nos quebremos la cabeza pensando que Guardado podría fallar a propósito el penal ante Panamá. No se puede pedir dignidad donde no la hay. No podemos atender a la ética deportiva porque ésta no existe ni en la política, ni en lo social ni en la totalidad de las instituciones nacionales.

¿Nuevo entrenador? Es lo de menos. Si no se aniquilan las ratas la cosa seguirá igual. Mientras tanto, hay que renegar todo lo que venga de la mafia que dirige el fútbol. Por el bien del deporte nacional… que se larguen todos.

Anuncios

2 thoughts on “Podredumbre

  1. juan pablo zebadua dice:

    Estamos en un país que se carcome por dentro. El deporte, el futbol, la cultura, no son más que el espejo de lo han hecho de este país…

  2. Ángel dice:

    Chido, muy chido. Así es el futbol no es un entretenimiento donde ocurren cuastiones aisladas al país, es un reflejo, en este caso muy claro, de lo que acurre con este nuestro México de todos los días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s