Chile – Argentina: el duelo por la gloria

Por Gabriel Ruiz Sosa

Dedicado a Rully, quien me inspiró a escribir esta nota

Embed from Getty Images

La final de la Copa América se encuentra a la vuelta de la esquina. En esta semana hemos presenciado dos partidos excepcionales, muy emocionantes. Perú dejó el corazón en la cancha, pero le pesó la actitud peleonera de Zambrano que nunca acabó de entender de qué se trataba disputar una semifinal de Copa América, dejándose expulsar por el colegiado.

Dejar en desventaja a tu equipo nunca es la mejor manera de ayudar. Cierto es que hay que luchar por todos los balones como una fiera, que hay que meter la pierna fuerte y batirse como un perro por cada balón disputado; pero no así como lo hizo este señor. Lástima. No le quito mérito a la labor de la selección chilena, que supo ganar el partido. Los chilenos no son culpables de la desventaja peruana; es más, demostraron reaccionar rápidamente cuando fueron empatados por los peruanos.

Fue Vargas el que alegró y tranquilizó el corazón de los chilenos: él hizo los dos goles con los que ganó su equipo. Vargas ejecutó un soberbio golazo. ¡Qué manera de bajar ese balón! Con la manera de bajar ese balón, me refiero al acto del balón en su despegue hacia los aires y su aterrizaje parabólico en las redes.

La verdad, nada que hacer para el portero peruano. En su rostro se le veía la angustia que la oscura realidad representaba, era consciente del resultado que parecía avecinarse y que anticipaba la derrota, ¿cómo era posible un gol inmediato del rival, tras el esforzado empate apenas conseguido? El hombre de menos era a estas alturas lo menos importante.

Perú se asumió como un equipo herido pero no de muerte. Lucharía por merecer esa final de Copa América que, en caso de conseguirla, era muy bien merecida. Perú mostró una cara digna, abandona tierras chilenas y regresa a casa con la cara levantada.

Chile alcanzó el objetivo de estar en la final; disputará en casa por un campeonato que no exhibe en sus vitrinas, y que tiene la oportunidad de conseguir. La fiesta en Chile va aumentando, mas los chilenos no pueden cantar victoria todavía, pues adelante tienen a una selección argentina plagada de figuras, especialmente de un Messi inspirado, al que siempre se le ha criticado su desempeño con la selección, pero que en el partido ante Paraguay demostró ser un demonio escurridizo y peligroso, que sirvió asistencias y que estuvo dándole lata a los paraguayos, que en ocasiones lo marcaban de a tres.

Messi hizo lo que quiso, sólo le faltó el gol. No sé si lo deseó sobremanera, aunque lo intentó más en los tiros libres con barrera que con los intentos ofensivos; esto es, a mi modo de ver, más importante que obsesionarse con figurar y a fin de cuentas no conseguir nada. Es mejor servir al mejor posicionado a fin de asegurar el gol que tratar de resolverlo todo. Así se trate del mejor jugador del mundo, no se justifica olvidarse del juego de equipo, y en esto consiste el fútbol, en jugar como un equipo. Sin duda esta actitud habla bien del argentino.

La final que tendremos este sábado es gratamente recibida por un servidor. Chile juega en casa la copa. Argentina es favorita a ganar el campeonato, no por lo que hizo en semifinales, sino por pedigrí, porque ha ganado 14 veces este torneo, porque sus jugadores viven un buen momento y porque recién llegaron a la final del Mundial en Brasil 2014.

Estas credenciales pregonan que la albiceleste ganará la final, pero lo bello del fútbol es que la pasión también juega su final, y Chile tiene el apoyo de su afición, juega en casa. Además, sus jugadores viven un buen momento y ofrecieron un estupendo papel en el Mundial reciente. Habrá que esperar y disfrutar del resultado. Estoy seguro de que ambos equipos darán todo, como lo han hecho la mayoría de los equipos que han participado en este torneo. Los sudamericanos saben a lo que juegan, luchan a muerte en estos partidos y llevan a sus mejores jugadores para luchar en este torneo, por eso la Copa América es uno de los torneos más importantes y emblemáticos del mundo.

Anuncios

2 thoughts on “Chile – Argentina: el duelo por la gloria

  1. juan pablo zebadúa dice:

    Excelente. Chile tiene la “garra” y la emoción-pasión de estar en casa; Argentina, sus estrellas, la técnica y la casi sobrenatural disposición de Messi. Gran juego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s