Barcelona consigue su quinta Champions League

Por Gabriel Ruiz Sosa

Barcelona está de fiesta. Esta frase ha de entenderse in extenso. Los aficionados culés y aquellos que apoyaron al Barcelona en la final del sábado, todos ellos fueron testigos de una final digna de la Champions League. Se enfrentaba el Barcelona con la Juventus, ambos equipos venían de ganar dos campeonatos, y deseaban con anhelo lograr el triplete. Para la Juve sería su primero; para el Barcelona el segundo y, de lograrlo, se convertiría en el único club en la historia en conseguirlo dos veces.

El partido arrancó ambos equipos con miras hacia el ataque, la Juve pisó terreno defensivo de los catalanes muy temprano. No obstante no contaron –pese a su parado defensivo sumamente organizado, muy característico del club italiano– con el toque de primera intención y la genialidad de Iniesta. Combinadas estas condiciones, el Barcelona abrió el marcador con gol del croata Rakitić. Antes del gol, parecía no haber espacios; sin embargo, Messi abrió el campo con un pase largo por la banda izquierda, y de ese sector nació el gol, tras apenas 4 minutos de disputarse el partido. El tanto desestabilizó al equipo italiano, que en pocas ocasiones se había visto en desventaja; al menos en fases finales de este torneo.

En algún momento del primer tiempo el partido me pareció hasta cierto punto intrascendente; cayó en un bache, es muy probable que lo percibiera así, dadas las expectativas que tenía del encuentro y de las exigencias que se hacían del mismo. Afortunadamente, el juego dio un giro. Vidal y Pogba se metieron más en el encuentro. Al inicio del partido el chileno estaba desconcentrado, tanto así que cometió faltas que pudieron costarle su participación; sin embargo, fue hasta la tercera falta que vio la tarjeta amarilla. La labor de Vidal fue altamente exigida debido a la ausencia de Chiellini; ausencia delicada en la defensiva italiana, y que obligó hasta cierto punto a un desgaste extra en el ofensivo chileno, desgaste físico y psíquico. Me parece que este último le pesó al inicio del partido, de ahí sus erratas. El primer tiempo cerró con la ventaja de un gol para el Barcelona; en el segundo tiempo vinieron tres goles.

Durante el segundo tiempo se notaron algunos cambios, no me refiero a los jugadores (pues esto se hizo ya muy avanzado el juego) sino en la actitud de los futbolistas. Poco a poco la Vecchia Signora retomó el orden; pero consiguió la tranquilidad hasta que Morata trajo el empate a los 54 minutos, tras un rebote de Ter Stegen, quien rechazó un disparo de Tévez. En esta jugada, el argentino tuvo que girar su cuerpo para hacer efectiva la que pudo ser la asistencia en el gol. No obstante, cuando la Juve jugó mejor, le sucedió lo que al Barça cuando mejor jugaba: les anotaron. El marcador indicaba Juventus 1-2 Barcelona: el gol fue de Luis Suárez, tras descolgada peligrosa de Lionel Messi, que disparó desde fuera del área un tiro desviado por Buffon. El uruguayo siguió la jugada y tomó el rebote del cancerbero italiano para traer la ventaja de nueva cuenta, esto en el minuto 69. El festejo del charrúa fue liberado en un grito de victoria.

El segundo tiempo fue muy entretenido. Tanto italianos como españoles permitieron un juego más abierto y ofensivo, lo que se tradujo en opciones de gol y en emociones constantes. En los aficionados se percibió la tensión, el estrés, la preocupación, la tristeza, la alegría; en los futbolistas lo mismo, incluso el llanto. Según la cara de la moneda era el sentimiento. En un lapso de tiempo muy corto, sucedieron muchas emociones, el gol, el no-penal y el no-gol.

Se debatió si hubo penal sobre Pogba, pues Dani Alves le abrazó y cayó sobre él. Al fin de cuentas, se “compensó” (digámoslo así, no creo que existan reales compensaciones en el fútbol, porque son momentos y movimientos distintos del juego, una acción ininterrumpida ofrecería distintas realidades y destinos) el posible gol negado a través de un penal a favor de la Juve, con el gol anulado a Neymar, quien anotó con un cabezazo (a primera vista), pero en el movimiento el balón chocó con su mano. Al final, todo fue risas y llanto para el brasileño, pues fue gracias a su esfuerzo en el ataque, y a la generosidad de Pedro, que logró anotar en el añadido el tercero del encuentro; cabe resaltar la participación de Messi en esta jugada, ya que fue el argentino, quien sirvió el balón a Neymar en el ataque.

El brasileño no se dio por enterado del silbatazo final, parecía como si estuviera jugando con los amigos al gol-para, o al gol-gana. Su festejo hizo notorio que con su gol obtenían la victoria. El festejo fue una explosión magnífica de alegría. Después, cuando su conciencia le permitió entender la magnitud de lo que estaba en juego, explotó en llanto. Fue un encuentro de emociones dispares, muy fuertes, las que evidenció el joven brasileño, tanto así que se transmitía.

Terminado el encuentro, se otorgaron las medallas a los árbitros, a los técnicos, al equipo en su totalidad. Primero pasaron los árbitros, luego el subcampeón, y finalmente, el campeón. Fue Xavi, quien se retira del club catalán, el que levantó la quinta Orejona que se llevó a casa el Barcelona. Luego de levantar la copa, se escucharon canciones, cánticos y juegos artificiales. Queda grabada en mi memoria la estampa de los saltos y la copa levantada (en señal de victoria) en brazos de Xavi. Así también, agrego en mi memoria a los pequeños hijos de los campeones que paseaban y corrían en el campo y se tomaban fotos junto al tridente (Messi-Suárez-Neymar) y la Orejona. La presentación del evento fue muy artística, pero el festejo de los catalanes se llevó con creces lo sublime. Las emociones y los efectos que de ellas resultan en el cuerpo son indescriptibles, éstas toman por camino la espalda del aficionado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s