Globalización y fútbol: lo que hay detrás de un club, una mirada desde la lógica económica

Por Rully Mendoza Flores

Actualmente entre los escritos académicos y otros no tan académicos, se nota la preocupación por tratar de explicar un ‘fenómeno’ que se ha tornado un tanto complejo: la globalización, sobre todo por lo que se intenta definir y por sus innumerables repercusiones en diferentes escenarios de la vida cotidiana. No cabe duda que este concepto, como lo ha descrito Ulrich Beck, “es a buen seguro la palabra (a la vez eslogan y consigna) peor empleada, menos definida, probablemente la menos comprendida, la más nebulosa y políticamente la más eficaz de los últimos —y sin duda de los próximos— años” (Beck, 1998, p. 40).

Sin embargo, a pesar de las discusiones en este rubro, quiero realizar un acercamiento que permita guiar esta reflexión al escenario en el que, a mi parecer, existen estrechas relaciones y tensiones entre lo que pasa en el terreno de juego y la globalidad.

En primer lugar, cuando hablamos de globalización, lo primero que procesamos cognitivamente es algo relacionado con flujos de mercados, economía globalizada, lo transnacional, sistema mundial capitalista, mundialización, es decir, aquello que ha roto las fronteras de lo nacional-estatal; términos que han sido acuñados en el inicio de este sistema por la economía política, Empero, la globalización ha demostrado ser más que eso, se ha visibilizado como una interconexión o red que cubre y se encuentra en la mayoría de las actividades humanas, desde el uso de las tecnologías de información, la comunicación, la educación, la cultura, la ciencia, hábitos de vida, las formas de expresión, el empleo y, en lo que esta vez corresponde, el fútbol.

Dentro de la lógica imperiosa del capitalismo, para autores como Lisón Arcal (2003), la globalización económica, en una de sus tantas propuestas, tiene que ver con el aprovechamiento de posibilidades, con oportunidades de invertir en algo rentable, en algo que genere beneficios, prestigio y ganancias, al grado de que las empresas tienen que mostrar su poder ante las demás. Esto trae la reflexión de que las empresas tienen nombres, como los grandes clubes de fútbol; detrás de ellas existen personas que manejan, conducen y toman decisiones de contratos y de ventas. Y ese algo en el qué invertir, también tiene nombre. En este sentido, puede ser lo que hace que el juego sea atractivo, los jugadores, directores técnicos, personal de la directiva del equipo, entre otros.

En concreto, quiero referirme a grandes clubes de fútbol como lo son el F.C. Barcelona y el C.F. Real Madrid en Europa, equipos que disputan históricamente un juego, “el Clásico”, en el que no sólo existe una lucha por los puntos en la tabla de la temporada, sino que significa la competición en diversos ámbitos de la vida social, como, por ejemplo, las identidades que se construyen las personas que gustan de este deporte, y que reviven las luchas históricas por una independencia. Así también las empresas patrocinadoras de los clubes juegan a competir para llegar a más aficionados, las apuestas en casinos, es decir, el fútbol, desde esta perspectiva, está inevitablemente inmerso en esta lógica.

Barcelona, más que un club
Barcelona, más que un club

Para ser precisos, el Barcelona es uno de los equipos que ha sabido fichar a sus jugadores. Por nombrar a uno de los reconocidos, como Lionel Messi, quien llegó cuando tenía la edad de 13 años y el club pagó los gastos de su enfermedad (9000 dólares por mes) y su sueldo es de aproximadamente de 16 millones de Euros. Así mismo, en la reciente temporada ha traído a otras de las estrellas del fútbol brasileño, Neymar, a quien ya le ha pagado por un delito fiscal la cantidad de 13.5 millones de Euros, y su salario es calculado en 17.680 millones de Euros.

Además de ello, el F.C Barcelona, como lo indica su sitio web oficial, “es más que un club”. Justamente cuenta con equipos de futbol en diferentes categorías, equipos de baloncesto, balonmano, fútbol sala, hockey patines y amateur. Aparte de manejar su fundación, tienda, museo, entre otras actividades, planea la reconstrucción del Camp Nou.

En la otra mitad de campo se encuentra el C.F. Real Madrid, quien le paga 17 millones de euros al portugués Cristiano Ronaldo. Equipo que también tiene buena defensiva económica para hacer vivir la experiencia madridista, como su museo, su fundación y otras actividades como el baloncesto; y que, por supuesto, también en los próximos años reconstruirá el Santiago Bernabéu. Además, tiene el proyecto de construir el Real Madrid Resort Island, el futuro parque temático de Emiratos Árabes, con una inversión superior a los 750 millones de Euros, y que abrirá en 2015.

Real Madrid Resort Island
Real Madrid Resort Island

De acuerdo con la revista Merca2.0, estos dos grandes equipos no sólo representan dos potencias de fútbol a nivel mundial, sino que también lo son en los patrocinios de las marcas más vendidas en el globo. Es decir que, detrás de los partidos que disfrutamos a través de las pantallas de la televisión, en el estadio, o en otros medios, se encuentran intereses de los socios del club, dueños, etc. Como expresa asustado Lisón Arcal, “la importancia del capital humano se dice con todo descaro, y nosotros nos quedamos tan tranquilos porque no parece que encontramos lo siniestro en convertirnos en eso, en capital” (2003, p. 40).

No es de asustarse, y mucho menos de satanizar este efecto de la globalización, en el que habría que pensar cómo se han realizado estos movimientos a lo largo de los años en la historia del fútbol. Pues ahora, en México tenemos un patrocinador de la liga, a la cual se le ha adjuntado lo de “Liga Bancomer MX”. Detrás de cada actividad en este negocio, hay algo que analizar y que no ha sido necesariamente para mejorar nuestro fútbol, sino, a mi parecer, podría decirse que todo sigue igual.

Luego de las descripciones y anotaciones anteriores, no pretendo encausarme con esta perspectiva de la globalización, ya que que no es la única forma en la que se ha hecho presente en fútbol. Pues soy de los que defiende que el fútbol no sólo ha sido mercado y forma de enajenar a los otros actores (la afición, hinchada o como quiera llamarle). Sin embargo, en esta primera entrega, me interesé en ver este lado del deporte máximo por excelencia. En mi próxima entrega, les traeré otras caras de la globalización en el fútbol: ¿qué pasa con las traslaciones simbólicas en este deporte?, ¿podemos hablar de la globalización de la cultura del fútbol?, ¿cómo se ha convertido en una red global de interconexiones de elementos culturales en las aficiones desde territorios diferentes?

Gracias por leerme. Agradeceré sus comentarios y opiniones. Escríbame a mi cuenta de Twitter @rully_mflores.

***

Fuentes consultadas

Arcal Lisón, C. J. (2003). La globalización que nos quieren vender. Una visión cultural. Tres Cantos: NIVOLA.

Beck, U. (1998). ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo, respuestas a la globalización. Barcelona: Paidós.

Campos, A. (2014). Real Madrid, gigantes del fútbol… y de los patrocinios. Merca2.0. consultado en http://www.merca20.com/real-madrid-gigante-del-futbol-y-de-los-patrocinios/

Anuncios

3 thoughts on “Globalización y fútbol: lo que hay detrás de un club, una mirada desde la lógica económica

  1. Malviviente dice:

    Podrían añadir a las preguntas finales (para próximas entregas) más sobre la lógica económica en términos de los monopolios que hacen los grandes clubes sobre los pequeños. A veces un equipo es despojado de su cantera a falta de recursos, y sus jóvenes jugadores son comprados por los clubes “globales” (muchas veces para acabar calentando la banca durante temporadas) dejando en crisis a varios clubes “locales” (caso de la Sampdoria de Italia que llegó a una final de la Champions en el ’92 y luego acabó en el descenso por varios años)… podríamos hablar de “competencia desleal” (jajajá) y eso sí que afecta el desempeño en las canchas. O incluso en México cuando los “grandes capitales” (donde también viene moneda internacional) compran a los clubes en ascenso.
    Me han gustado los nuevos artículos de The Cambridge Rules, sigan así muchacheeeees.

    1. Cultura dice:

      Gracias por tu aportación y escribirnos @Malviviente; ha sido un punto importante el que nos describes y da la apertura para hacer un escrito sobre ello. Y sí, efectivamente el capital económico está presente en varios rincones de la cancha, ten seguro que en las próximas entregas tendrás algo al respecto. Saludos y un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s