Y el Mundial

Por Josué Hernández

De sobra, me parece, es conocida la eventual pérdida millonaria que se daría si es que México no clasifica a la próxima competencia mundialista en Brasil. Basta con revisar el artículo de Aldo Hernán Pastén para BBC Mundo. No sé, sin embargo, si es tan clara la injerencia de las marcas, patrocinadores y, en general, dispositivos de mercadotecnia que se tejen alrededor. No. Me corrijo, que tejen a la misma Selección Mexicana.

Tal vez alguien dedicado profesionalmente o con mayores conocimientos de mercadotecnia pueda decir algo al respecto o contradecirme, pero parece evidente a primera vista que si el jugador-imagen de tu marca no está en el campo de juego, simplemente no es rentable para hacer publicidad. Sin jugador-imagen no hay patrocinio que funcione como está planeado y esto, tal como lo hemos visto en el desempeño y la alineación de las eliminatorias, pasa por encima de las decisiones del propio cuerpo técnico. Si el Chepo puede ser o no un buen entrenador para la Selección, creo que hay que mantenerlo en duda, al menos estas condiciones en las que se insertan jugadores de acuerdo a su imagen, y no a su nivel de juego, no nos permiten dar una respuesta certera (aunque también podría argumentarse que el Chepo no era un buen entrenador y que mantenerlo ahí obedeció, de igual forma, a que su imagen también quería ser mantenida como un producto publicitario desde el inicio).

Hace algunos días, José Ramón Fernández acusó a las televisoras como unas de las principales culpables en la debacle deportiva de la Selección (lo que no exime a la Federación Mexicana de Futbol, a Compeán y a los mismos jugadores). No podría estar más de acuerdo. El último partido de México frente a la Selección de Estados Unidos lo vi a través de la señal de TV Azteca. Uno de los narradores hizo una dramatización o, para ser justos porque no sé si efectivamente estaba dramatizando, pasó de imprecar la falta de actitud de los jugadores a hacer un ruego a Oribe Peralta que, por momentos, me sonó más o menos así: “ven tú, coahuilense Oribe, a salvar esta nuestra desgracia. Tú que naciste de lo más bajo; ignorado al principio, saliste victorioso por tu esfuerzo ante las voces que buscaron someterte en el anonimato”.

Después culpó a la Femexfut, a Giovanny, diciendo que no debería jugar (en lo que, en realidad, también estaba de acuerdo), a Ochoa y a Vela (en donde discrepo para el caso de este último). Pero, ¿de verdad hay tanta ingenuidad como para pensar que México es efectivamente un lugar de buenos jugadores en el sentido individual? Esa efervescencia publicitaria por la imagen al parecer ha hecho creerlo así y descuidar el estilo de juego colectivo que, a mi gusto, es lo que México siempre ha podido desarrollar para dar sorpresas. ¿Cuánto Televisa y TV Azteca han construido una imagen idílica de los “europeos”?

Por eso, aunque en política también estoy de acuerdo: “el problema es que en México le exigimos más al Chepo que a Peña Nieto”. Para terminar, por lo que he descrito y por razones más grandes que ahora no puedo escribir aquí, soy de quienes, a pesar de gustar del fútbol, de amar el mundial y defender este deporte, no quiero que la Selección Mexicana clasifique.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s