Vida y obras de sir Alex Ferguson (II/III)

Por Juan Carlos Cabrera Pons

Eric Cantona Manchester United

Pese a esos primeros logros, Ferguson recuerda los últimos años de los 80 como su más oscura etapa en el fútbol. Tras varios cambios y carísimas contrataciones, su equipo terminó la década al borde del descenso. Su suerte cambió en 1991, cuando volvió a jugar una final de la Recopa de Europa contra el otro gigante de España. El 2-1 con el que venció al Barcelona fue su primer título a cargo del Manchester United. A todos quienes dudaban de sus habilidades como director técnico, les prometió el título de la liga inglesa para el próximo año. Algunos se entusiasmaron con sus palabras, y si bien obtuvo la copa de la liga y la súper copa, no pudo cumplir su promesa. “De todas formas —me dijo entusiasmado Martin Ebehart—, en la 91-92 el joven Rian Giggs comenzó a aparecer frecuentemente en la alineación de su equipo.”

Para la temporada 92-93, fichó al problemático pero talentoso Eric “The King” Cantona. Con ayudá del genio loco francés, Ferguson llevó a los suyos a obtener su primer título de liga, luego de 26 años de espera. Ese mismo año se fundó la Premier League, y el Manchester United del sir escocés será recordado como el primer equipo en ganar el torneo. El siguiente año, Roy Keane y Bryan Robson se incluyeron a la escuadra campeona. Además de repetir la liga, con el 4-0 al Chelsea en la final de la copa, Ferguson obtuvo su segundo doblete como entrenador. No se contrató a nadie para la temporada 95-96. Sir Alex estaba convencido de que un grupo de jóvenes de la academia estaban listos para jugar en el primer equipo. Los Ferguson’s Fledglings, como se les llegó a conocer, se convirtieron en las leyendas del Manchester de los últimos años: Gary Neville, Phil Neville, David Beckham, Paul Scholes y Nicky Butt.

Hacia 1997 el Manchester de Ferguson había obtenido cuatro de cinco ligas y su equipo era ya considerado uno de los mejores de Europa. Perdió en semifinales de la Champions League contra el Borussia Dortmund, que se más tarde se llevaría el título. Ese año Cantona, presionado por el aparato mercadológico que lo rodeaba, le notificó a su entrenador que se retiraría del fútbol. El Arsenal obtuvo el título en la temporada 97-98 y el escocés, tras felicitar al equipo dirigido ya entonces por Arsène Wenger, comentó que a los jóvenes de su escuadra les venía bien perder cada tanto.

La temporada 98-99 es la más memorable en la carrera de Alex Ferguson y de su escuadra manchesteresa. El club se convirtió en la empresa futbolística más rica y rentable del mundo. Sin embargo, pese al inigualable triplete de ese año, el dr. Ebehart habla de ello con una parsimonia contrastante. El United obtuvo la liga, la FA Cup y la Champions League en una de las finales más asombrosas que el torneo de campeones europeos ha visto jamás. Tras empatar 1-1 en casa contra la Juve en semifinales, el sir comentó confianzudamente: “Me parece que ganaremos. La naturaleza de este club es que nos torturamos a tal extremo, que la única manera de obtener alivio es ganando.” En el Stadio delle Alpi, casa de la Vecchia Signora, el mítico Inzaghi había puesto el global 3-1 para los locales. Los británicos lograron el empate con goles de Yorke y Cole y obtuvieron su pase a la final. La final se jugó en el Camp Nou de Barcelona.

Ole Gunnar Solskjaer celebrates scoring the second goal for Manchester United

Su rival era el Bayern de Múnich. Apenas tras seis minutos de juego, Johnsen cometió una falta contra Jancker que terminó en el temprano gol de los bávaros. El marcador se mantuvo 1-0 durante los 90 minutos. El Manchester dominaba la posesión, pero se veía más peligroso y seguro el Bayern en la contra. “El fútbol es un deporte que enfrenta a 11 contra 11, y en el que los alemanas siempre ganan”, dijo en 1986 el inglés Gary Lineker, y su máxima parecía volver a probarse cierta mientras Oliver Kahn rechazaba todos los intentos de gol de sus rivales. Schmeichel, por el otro lado, hizo de todo eso un duelo de guardametas, parando el tiro de Jancker apenas iniciado el segundo tiempo. Ole Gunnar Solskjaer fue introducido por Ferguson cuando faltaban sólo 10 minutos de juego.

Un minuto le tomó al noruego obligar a Kahn a realizar una atajada asombrosa en lo que había sido la mejor llegada de los ingleses hasta el momento. Justo cuando el cuarto oficial anunciaba los tres minutos que serían añadidos al encuentro, Beckham se acomodaba para patear un tiro de esquina. El portero Schmeichel se aventuró al área rival. El saque le pasó por encima y llegó a la cabeza de Yorke, quien lo recentró hacia el borde del área donde el joven Giggs apenas pudo patear el balón con su pierna derecha. Su tiro débil y retorcido llegó a los pies de Sheringham, quien alcanzó a ponerlo en el fondo de las redes. Era un empate dramático en tiempo de compensación.

Los de Múnich habían dejado escapar una ventaja que mantenían desde inicios del partido. Después de 30 segundos del saque, el United consiguió otro tiro de esquina. Ferguson, seguramente pensando en la velocidad del contraataque de sus rivales y preparando el plan para el tiempo extra, le pidió a Schmeichel que permaneciera en su portería. El saque de Beckham fue recentrado esta vez por Sheringham y llegó a los pies de Solskjeaer. El noruego remató fuerte y sin piedad para darle la ventaja a los suyos. El gol quedó registrado al minuto 92:17 y el Manchester United obtuvo su segunda Copa de Europa.

Las palabras del sir al terminar el encuentro, me dijo Martin Ebehart imitando graciosamente un acento británico, fueron: “I can’t believe it. I can’t believe it. Football; bloody hell.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s