Nunca caminarás solo

por Juan Carlos Cabrera Pons

La virgen con el Niño Jesús (Tabla izquierda del Díptico de Melun). Jean Fouquet.
La virgen con el Niño Jesús (Tabla izquierda del Díptico de Melun). Jean Fouquet.

I

El cántico de estadio es un género que la musicología ha explorado muy escasamente. En su Diccionario de las ciencias olvidadas, Efigenio E. Bacardi comentaba en una nota al pie de la entrada “Sagrado/a”: “El más completo espacio simbólico de encuentro entre los falsos extremos que son el lenguaje sacro cargado de un impulso erótico y el lenguaje erótico con tintes sacros encuentra su realización concreta en el himno deportivo”.

El académico noruego parte del supuesto de que la experiencia sacra, así como la experiencia erótica, son el resultado concreto de un mismo impulso simbólico. De esta manera ha explicado el proceso de creación que llevó a San Juan de la Cruz hacia la escritura de su célebre “Cántico espiritual” desde la interiorización del “Cantar de los cantares”. Cabe señalar que ya fray Luis de León había realizado su famosa traducción del poema del rey Salomón con la consciencia plena de que era factible realizar una lectura tanto sacra como profana de éste. Bacardi supone que esta pieza es el primer intertexto de toda obra erótica en Occidente.

El poeta San Juan de la Cruz
El poeta San Juan de la Cruz

II

Lo que un jugador de fútbol asociación experimenta en el campo es sólo parte de la compleja red de significaciones tanto simbólicas como concretas que conforman la experiencia vivida del fútbol. De la misma manera en que el culto religioso puede definirse únicamente tomando en cuenta la totalidad individual y colectiva de quienes lo practican -prácticas que pueden fluctuar y dar saltos sobre la línea que establece cierto canon-, y de la misma manera en que todos los amantes repiten y vuelven a ser “[…] Paolo y Francesca / y también la reina y su amante / y todos los amantes que han sido / desde aquel Adán y su Eva / en el pasto del Paraíso” (Jorge Luis Borges, “Infierno, V, 125”, La cifra), asimismo, la experiencia estética del fútbol ocurre en una serie de niveles múltiples que se nutren en un espacio que va más allá del campo y un tiempo que se extiende en la memoria y las historias de quienes forman parte de él.

You’ll Never Walk Alone, el himno del Liverpool Football Club de la Liga Premier inglesa, demuestra, como ningún otro cántico de estadio, lo atinadas, si bien dispares, propuestas de Bacardi.

Shankly_Gates
El portón del mítico estadio de Anfield, casa del Liverpool FC.

III

Escrito por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II para su musical de 1945, Carousel, el tema es interpretado para dar ánimos a Joulie Jordan, tras el suicidio de su amado, Billy Bigelow. La canción vuelve a interpretarse al final de la obra para animar la graduación de Louise, hija de ambos, evento al que el padre asiste de manera invisible, en condición de espíritu. De esta manera, el tema no deja de estar asociado al amor, al consuelo y a la muerte.

Desde su estreno, esta pieza fue interpretada por varios músicos, siendo de excepcional belleza la versión que grabó Frank Sinatra en 1945:

El tema cobró fama en Inglaterra gracias al grupo del barrio Merseybeat en la ciudad de Liverpool, Gerry & the Pacemakers, en 1963, alcanzando el no. 1 en las listas de popularidad británicas. La versión de la banda liverpoolina fue seleccionada para sonar en una cinta que se reproducía antes de los encuentros del club de fútbol Liverpool. La frase “You’ll never walk alone” figura en el escudo del club y está bordada en la banda de capitán. A cada capitán del equipo se le otorgan dos bandas, cuando el jugador se retira, se le regala una, y la otra permanece en una vitrina del mítico estadio de Anfield.

IV

Lo que ocurrió fue lo siguiente: una tarde se descompuso el equipo de sonido del estadio. Los aficionados, acostumbrados a oír la misma cinta todos los domingos antes del encuentro, al notar que no sonaba el tema de Gerry & the Pacemakers, quizá por un acto de hilarante jocosidad, quizá por mera costumbre, quizá porque a veces ocurren situaciones que transforman para siempre la causalidad de las circunstancias sin que logremos comprenderlo (el clavo que decide caerse una tarde de sábado y que sostiene la fotografía de un pariente muy lejano, el enemigo que nos roza entre una multitud sin que logremos reconocerlo, la mujer con la que podríamos haber pasado el resto de nuestras vidas si hubiéramos tomado el asiento vacío del camión), comenzaron a interpretar el tema de la manera en que solamente Joulie pudo haberlo escuchado tras la muerte de Billy.

El silencio imperó tras la interpretación. Un silencio similar al que prosiguió al beso con el que Paolo se condenaba al Infierno. El silencio con el que el dios responde a quienes le piden con oraciones. Tras unos segundos, los jugadores salieron al campo y se formó una ovación estremecedora.

Anuncios

3 thoughts on “Nunca caminarás solo

  1. Paloma Orozco dice:

    Que fabulosa experiencia, el ver a miles de personas entonando un himno de unión, amor, compañerismo y generosidad. Estas son las acciones que nos hacen creer en el ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s