Del catenaccio al fútbol total (II/III)

La derrota de la Naranja Mecánica

Por Juan Carlos Cabrera Pons

En 1969 un aún desconocido AFC Ajax perdió la final de la Copa de Europa 4-1 contra el Milan de Nereo Rocco. El catenaccio a la italiana había dominado el fútbol europeo en los 60 y el nuevo estilo holandés probó ser un riesgo táctico. Dos años más tarde, cuando Rinus Michels volvió a dirigir a la escuadra amsterdamesa a la final, su sorprendente totaalvoetbal, fútbol total, comenzaría una racha de tres campeonatos europeos consecutivos: en 1971 contra el Panatinaikós dirigido por el húngaro Ferenc Puskás, en 1972 contra el Inter de Helenio Herrera y en 1973 contra la Juventus. Una hazaña que el fútbol no había visto desde que el mismo Puskás jugara al lado de Alfredo Di Stéfano hacía ya 20 años.

michels1
Rinus Michels, creador del fútbol total

El partido de 1972 contra el Inter de Milán enfrentó dos estilos de juego que se han interpretado como opuestos. El catenaccio italiano, con un énfasis estático y defensivo, contra el móvil y esencialmente agresivo fútbol total holandés. El marcaje al hombre que utilizaba Herrera fue derrotado por el juego de zonas de Michels; el líbero conservador cedió ante un nuevo tipo de jugador, el futbolista total, y el más total de los futbolistas, Johan Cruyff. La selección holandesa con la que Michels perdió la final del mundial de 1974 fue una calca de aquel Ajax tricampeón. Tal es el equipo al que nos referimos cuando hablamos de la “Naranja mecánica”.

La propuesta básica del fútbol total es la de eliminar las posiciones fijas, cada jugador tiene la libertad y la obligación de cumplir funciones defensivas, creativas y ofensivas. Cuando un compañero es alejado de su posición en el campo, otro debe ocupar su lugar para conservar la estructura original del conjunto. Únicamente el portero está exento de estas intrincadas exigencias (si bien Cruyff, como entrenador del FC Barcelona, había hablado de la posibilidad de alinear a un once sin guardameta). Es por esto que los números de la “Naranja mecánica” fueron asignados a cada jugador por orden alfabético, para eliminar todo vestigio de función específica en el campo. El énfasis en el pase define el plan del juego. Michels creía que el pase, y no el gol, era la verdadera alma del fútbol. Pasando el balón, su equipo mantenía la posesión, anulando las oportunidades del gol del rival, y desarmaba la formación táctica de los contrincantes.

Crujff
Johan Cruyff, el futbolista total

La “Máquina”, como se recuerda a la alineación ofensiva del River Plate de los 40’s, por su estilo de juego atractivo y de ataque, ha sido considerada un antecedente directo del fútbol total. La famosa delantera del Real Ocosingo de los 50’s, en la que se reunieron Jesús Zavaleta, Víctor Manuel Reyna y el “Zoque” García Gómez, fue un espectáculo similar del que muy pocos fueron testigos. Pero es la “Naranja mecánica” su más exacta expresión, un equipo que practicó un fútbol ciertamente hermoso. Desde su debut mundialista contra Uruguay hasta su derrota en la final contra los locales, la Alemania Occidental de Franz Beckenbauer, el mundo se vio sorprendido con su movilidad, su creatividad ofensiva y su incansable juego de pase. Las exigencias tácticas requerían un tipo de jugador adaptable, técnico y consciente de la estrategia del conjunto. Cruyff, Neeskens, Rep, se cuentan todos entre los mejores de su época.

Sin embargo, como la Hungría de Puskás en 1954 y el Brasil de Zico en 1982, la Holanda del 74 se despediría del mundial como un campeón sin trofeo. Ya dijo un sabio alguna vez que el fútbol es un deporte donde juegan once contra once y los alemanes siempre ganan. Ningún equipo logró aplicar este sistema de una manera tan eficiente y atractiva como el de Michels, hasta que su mejor alumno, Johan Cruyff, fuera contratado como director técnico del FC Barcelona a principios de los 90’s. En su “Dream team” se reunieron talentos como Laudrup, Stoichkov, Bakero y Pep Guardiola, para practicar un deporte bello y arriesgado.

Lee las otras partes de esta historia:

1. La década de Helenio Herrera

3. Ascenso y caída del equipo de los sueños

Anuncios

2 thoughts on “Del catenaccio al fútbol total (II/III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s