17 de junio / Brasil día a día / 19 de junio

Cinta-Brasil-2014

Por Rully Mendoza Flores

Es el séptimo día de fiesta mundialista en Brasil, y, es imposible no seguir hablando de lo que sucedió con el seleccionado mexicano en su segunda intervención. Un partido vivido entre agonía, sudor y súplicas a fuerzas supremas. Un encuentro con color a telenovela de Televisa o Tv Azteca.

El ritual de canonización se llevó a cabo en tierras brasileñas, bajo los tres palos de la portería mexicana, de donde emergió un milagroso muro que no dejó pasar el anhelado gol de la Verdeamarela. Enfundado en el jersey del tricolor, Guillermo Ochoa ilusiona a los mexicanos. No hay duda, el arquero fue el protagonista de este episodio. Con cuatro atajadas que impidieron que la Canarinha se fuera adelante en el marcador, se ha canonizado como al San Memo de los mexicanos.

México respira luego de 90 minutos inciertos. Y, aunque la noticia en medios nacionales es un empate sin goles pero con sabor a victoria, la realidad es que únicamente se alimenta la esperanza de avanzar a un soñado quinto partido en la Copa del Mundo, lo cual, lamento decir, difícilmente se conseguirá.

Me aterra ver que después del partido los medios informativos mexicanos aún ensalzan el fútbol del Tri, un fútbol para nada atractivo. Si aquello de que México se engrandece cuando juega con equipos “grandes” fuera verdad, hubiéramos asistido a un juego de toques y aciertos. Sin demeritar el partido que hicieron Herrera, el “Gallito” Vázquez y Guardado, ha de considerarse que Brasil no ha presentado su mejor nivel de juego.

Este resultado huele a trámite para llegar a donde siempre. No, no es ser negativos, pero el fútbol de México ha sido inferior desde hace tiempo. Con sólo ver la altura de la “siempre Alemania”, se me quitan las ganas de imaginarme un partido de los germanos contra la verde mexicana.

El pentacampeón del mundo de seguro estará en la fiesta grande del Mundial, a pesar de que no ha logrado encender a su totalidad esa poderosa máquina de fútbol. Tiene que hacer lo posible para llegar a la final, si acaso por las plegarias sociales brasileñas, que quizá nada tienen que ver con el fútbol, sino con los organizadores de una justa en la que se ve inmersa la lógica de un sistema capitalista.

Lo cierto es que en México se seguirá celebrando el empate como si se hubiera ganado la copa. Vuelve a triunfar el sentimiento, el patriotismo de 90 minutos. La fe se coloca ahora ante san Memo: atrapa todas y no nos dejes caer antes del soñado quinto partido.

Si Brasil nos resulta menos letal que Alemania o Argentina; si lo que presenciamos es que México se las vio negras y sufrió el empate contra la Canarinha; entonces, ¿qué podríamos esperar en caso del milagro de clasificar y posiblemente enfrentarnos a estas escuadras?

17 de junio / Brasil día a día / 19 de junio

2 thoughts on “18 de junio – La canonización de san Memo

  1. Juan Carlos Cabrera Pons says:

    Como la selección mexicana es, antes que nada, un producto de los medios de comunicación de México, son los primeros en promoverla y protegerla. Mientras aquí se celebró como si se hubiera ganado el Mundial, en Brasil todo era críticas y pesimismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s