13 de julio / Brasil día a día / 15 de julio

Cinta-Brasil-2014

Por Claudia Morales

Desde niña he tenido sentimientos contradictorios con respecto a los finales. Muchas veces, ante las últimas páginas de un libro, quería a la vez terminar con ansiedad el creciente suspenso y evitar el ir de esas últimas páginas que se evaporaban lacónicamente entre mis dedos. Las cosas buenas, para ser buenas, tienen que ser deliciosas y breves. Por eso creo que al sentido de felicidad sigue irremediablemente una sensación de pérdida. Después de todo, hemos sido sostenidos un momento en lo mejor de la vida, y por siempre extrañaremos la pasión, el deseo, el miedo y la ternura de ese momento.

Eso mismo experimento ahora con respecto al final de Brasil 2014, el cual coincide con el final de un proceso en mi vida, pues concluye un periodo en que venturosamente coincidí con seres humanos maravillosos. Amigos a quienes me gustaría parecerme: quisiera tener el amor de Rosi por Klose y la admiración por Kéylor de Juan Carlos y la visión, ante todo, vehemente y analítica de Josué Hernández.

Nosotros no somos un grupo de amigos especial, nos pareceremos a un grupo de amigos de cualquier otra parte del mundo que vieron juntos varios de los juegos de este torneo. Juntos nos divertimos defendiendo la mordida de Suárez; nos indignamos con los comentarios racistas y homofóbicos a la vez que bebimos cerveza, comimos peligrosas cantidades de grasas saturadas; maldecíamos el travesaño que dejó a Chile fuera y alabamos las nalgas de Hulk.

Juntos nos enamoramos de James y de su grillo consejero; reímos y sufrimos viendo a los Ticos en penales, en un partido que sintonizamos en dos lap tops con internet, para evitar la suspensión de la señal en nuestro país humillado por los monopolios televisivos. Juntos, en partidos especiales, aplaudimos sin pudor en un restaurante de San Cristóbal de las Casas. Juntos fuimos solteros, estudiantes, descorazonados, enamorados, empleados mal pagados, desempleados. Juntos fuimos como todos los jóvenes de nuestro tiempo.

Otros Mundiales vendrán, pero Brasil 2014 (¡oh, maravilloso Brasil 2014!), te recordaré por siempre con la alegría de haber presenciado algo irrepetible. Dicen que al igual que nosotros desde la Tierra observamos estrellas que ya no existen en el espacio, desde otro punto en el universo la Tierra ha dejado de emitir luz o se percibe apenas como una estrella en formación. Por esto es mágico que hayamos coincidido ustedes y yo (humanos a quienes conozco y no conozco), en nuestro amor por un mismo juego. Así, mientras humildemente David Luiz (¡oh tierno David Luiz!) pedía perdón a los brasileños, un misil soberbio y fatal arribaba a Gaza.

Y mientras todo esto ocurría, ustedes y yo venturosamente nos acompañamos en la contradictoria y breve soledad de la vida.

13 de julio / Brasil día a día / 15 de julio

One thought on “14 de julio – Sobre los finales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s